Punto de Vista
Una herramienta contra la piratería
29/4/08
Las violaciones a los derechos de propiedad intelectual se han incrementado estrepitosamente en los últimos años, los productos falsificados u obras copiadas no son solo ilícitos cometidos internamente en Ecuador, sino que también son producidos o copiados en otros países e importados a nuestro territorio o de igual manera exportados por ecuatorianos a otros países.
Una herramienta de protección en contra de estas violaciones a la propiedad intelectual, son las medidas en frontera, las cuales tienen como objeto impedir que ingresen o se exporten productos que de cualquier modo violen estos derechos.
Estas medidas en frontera se encuentran reguladas por la Ley de Propiedad Intelectual, la Decisión del Acuerdo de Cartagena No. 486 (Régimen Común sobre Propiedad Industrial), la Decisión del Acuerdo de Cartagena No. 345 (Régimen Común de Protección a los Derechos de Obtentores de Variedades Vegetales) y el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC).
I. AMBITO DE APLICACIÓN
Las medidas en frontera se aplican en contra de lo siguiente:
a) Violaciones a derechos de propiedad industrial, esto es, bienes que reproduzcan principalmente marcas, patentes, nombres comerciales, modelos industriales, indicaciones geográficas y secretos industriales, sin la autorización de su titular o de su licenciatario. Por ejemplo, en lo que respecta a marcas, existe violación cuando sin autorización, el bien contiene una marca idéntica a la registrada o el signo de marca presentado por separado (etiquetas, folletos,etc.) o embalajes en donde conste las marcas registradas. (Art. 73, numeral 14 literal a) de los ADPIC)
b) Violación a los derechos de autor o los derechos conexos protegidos, es decir, la copia, reproducción o distribución de una obra audiovisual, literaria, cinematográfica, composición musical, etc, sin el consentimiento del titular o licenciatario que vulnere estos derechos. (Art. 73, numeral 14 literal b) de los ADPIC)
c) Violación a los derechos de obtenciones vegetales, esto es, materiales de reproducción o de multiplicación de una variedad vegetal sin autorización expresa del obtentor de la variedad vegetal. (Art.28 de la Decisión 345).
Las medidas en frontera no se aplican en los casos de importaciones paralelas, es decir, en importaciones de mercancías originales en el caso de derechos de propiedad industrial, o con la autorización del titular del derecho en los casos de obtenciones vegetales y derechos de autor. Esto permite que exista una libre competencia entre distintos importadores, siempre y cuando no se viole derechos de propiedad intelectual.
II. PROCEDIMIENTO
Conforme la Ley de Propiedad Intelectual, las medidas de frontera se pueden realizar de oficio por parte de la Corporación Aduanera Ecuatoriana (CAE) o a petición de parte interesada ante la misma CAE o ante las Direcciones Nacionales del Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual - IEPI. El Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC), de igual manera señala la actuación de oficio y de parte interesada.
2.1. Actuación de Oficio
Como ya se indicó, la autoridad competente para actuar de oficio y aplicar estas medidas de frontera, es la Corporación Aduanera Ecuatoriana, organismo que cuando tenga la presunción de que una mercadería pueda violar un derecho de propiedad intelectual podrá actuar por propia iniciativa y suspender la importación o exportación de tales mercaderías.
Una vez tomada la medida, la CAE notificará al importador de la mercadería supuestamente infractora y al mismo tiempo al titular del derecho a quien le puede requerir cualquier información que pueda servir para fundamentar la medida. En la práctica es en este momento cuando surge el primer problema, ya que la CAE no tiene la información que le permita conocer quien es el titular del derecho, por lo que debe solicitar el apoyo del IEPI, única autoridad que posee oficialmente el registro de los titulares de derechos de propiedad intelectual; sin embargo, existen ocasiones en las que el titular del derecho no puede ser ubicado, por lo que no puede ser notificado y lógicamente tampoco se le podrá solicitar información alguna.
Posteriormente, la normativa señala que la CAE remitirá un informe pormenorizado al Presidente del IEPI a fin de que éste confirme o revoque la medida en el término de cinco días. Se entiende que para que la CAE emita el informe pormenorizado, deberá realizar previamente una investigación, por lo que el informe debería por lo menos contener lo siguiente:
- Descripción técnica, precisa y detallada de los bienes;
- Detalle de los hechos que llevaron a la CAE a presumir la existencia de alguna violación de propiedad intelectual;
- La argumentos o pruebas que presentó el importador de la mercadería supuestamente infractora; y,
- Resultado del peritaje realizado, el que considero que necesariamente debe realizarse en especial en aquellos casos en los que no fue factible ubicarle al titular del derecho.
En virtud del poco tiempo que posee el IEPI para confirmar o revocar la medida, al informe pormenorizado, se le debería adjuntar un ejemplar de la mercadería objeto de la medida o en su defecto fotos claras, además de una copia del expediente completo, de tal manera que el Presidente del IEPI pueda tener todos los elementos de juicio necesarios para emitir un criterio debidamente motivado.
En caso de que la medida sea confirmada, los bienes serán remitidos al Fiscal.
Si el IEPI considera que no era procedente la medida tomada, la revocará, lo cual evidenciaría un perjuicio causado al importador. Este perjuicio no será responsabilidad de la CAE, en virtud del artículo 58, literal c) del ADPIC, en el que señala que “(…) eximirán tanto a las autoridades como a los funcionarios públicos de las responsabilidades que darían lugar a medidas correctoras adecuadas solo en el caso de actuación llevadas a cabo o proyectadas de buena fe”.
En la práctica, la ejecución de estas medidas de oficio, genera algunos problemas:
1.- La CAE suele emitir un informe muy escueto, en el que expresamente determina que la mercancía es falsificada, sin mayor argumento, por lo que el IEPI en base a esa afirmación y con el tiempo reducido que posee, se ve impedido de realizar por su parte un peritaje o investigación, por lo que simplemente ratifica la medida, lo cual claramente puede perjudicar a importadores con mercadería original o con autorización de su titular.
2.- En algunos casos de violaciones de propiedad industrial, específicamente patentes de procedimiento, es muy complicado que la CAE o el IEPI puedan detectar si existe una falsificación, inclusive con la ayuda de peritajes especializados, ya que solo a través de la verificación del mecanismo de elaboración se puede detectar si son los originales o no, mas no con el resultado final que es importado o exportado.
2.2. A petición de parte
A petición de parte interesada, las Direcciones Nacionales del Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual -IEPI pueden solicitar o en el caso de la Corporación Aduanera Ecuatoriana (CAE) ordenar, la suspensión de la importación o exportación de cualquier bien que se presuma viole un derecho de propiedad intelectual.
La petición de parte se deberá realizar a través de una demanda por escrito, en la que se describirá la mercadería de manera tal que pueda ser reconocida por la autoridad competente y diferenciada de la falsificada, además deberá adjuntar las pruebas que permitan presumir la existencia de una infracción.
La autoridad competente dará las facilidades del caso, para que el demandante pueda inspeccionar la mercadería a fin de que pueda fundamentar su accionar, la misma facilidad dará al importador de dichos bienes.
Serán considerados cómplices del delito cometido, aquellos funcionarios de la CAE, que a pesar de la petición de parte, permitieren la importación o exportación de bienes que violen derechos de propiedad intelectual.
Sin perjuicio de los señalado, si la CAE se negare a tomar la medida, la parte interesada, podrá acudir al Presidente del IEPI a fin de que ordene la medida; sin embargo aquí surge un problema, ya que el IEPI al no tener autoridad en lo que respecta a la verificación en la salida e ingreso de mercaderías en las fronteras, difícilmente podría ordenar la suspensión de importaciones o exportaciones, si no existe la colaboración de la CAE.
Al peticionario de la medida, se le podrá exigir una caución, para evitar peticiones que tengan como intención perjudicar al importador, propietario o inclusive a las autoridades competentes; sin embargo está caución deberá ser coherente, ya que de lo contrario podría disuadir al demandante titular de los derechos, de presentar la petición de este tipo de medidas.
En los casos que la CAE haya suspendido la importación o exportación por petición de otra autoridad, ésta última deberá ordenar una medida precautelar provisional en el término de 10 días, caso contrario, el importador podrá solicitar el despacho de aduana previo el pago de una fianza que cubra el posible daño al titular del derecho. De igual manera, si la autoridad competente no ha dado inicio al procedimiento para tomar una decisión sobre la supuesta infracción, en el término de 10 días prorrogables por 10 más, el importador podrá solicitar el despacho de aduana de la mercadería, previo el cumplimiento de los procedimientos normales en aduanas.
Si la decisión final sobre el fondo del asunto concluye que efectivamente existió una violación de los derechos de propiedad intelectual, la autoridad competente podrá proporcionar al titular del derecho, la información sobre el consignador, importador y consignatario a fin de que pueda tomar contra ellos las medidas que considere pertinentes y sacar la mercadería del circuito de distribución; además, con la finalidad de evitar la comercialización o re exportación de la mercadería violatoria de los derechos de propiedad intelectual, sin perjuicio de los recursos que tuviere el importador o dueño de dichos bienes, la autoridad competente está facultada para ordenar su destrucción.
En definitiva, como se ha señalado, nuestra legislación establece un mecanismo en contra de la importación y exportación de bienes que violen derechos de propiedad intelectual, sin embargo debido a su mínima difusión, no es aplicado habitualmente, permitiendo la salida y entrada a territorio ecuatoriano de bienes que no solo violan derechos de sus titulares sino que afectan de cierto modo la economía del país, por ser productos que no pagan ningún tipo de impuestos.
En el año 2005, en la Sede de la Secretaría General de la Comunidad Andina de Naciones se mantuvo la primera reunión de expertos en busca de una normativa armonizada en materia de medidas en frontera; sin embargo no se logró obtener un resultado satisfactorio en virtud de la inminente, aunque temporal, salida de Venezuela de este organismo multilateral, por lo que sería pertinente gestionar más reuniones y lograr acuerdos que comprometan a los países integrantes a evitar que bienes que violen derechos de propiedad intelectual sean exportados e importados sin ningún control.


Autor: Marisol Romero Cajiao
Otros punto de vista
18/2/11 Algunos beneficios del Código de la Producción
8/12/08 La soberanía del Estado frente al arbitraje internacional
13/8/08 La relación entre el Derecho Internacional y el Derecho Local
29/4/08 La energía eléctrica como servicio público
29/4/08 Reconocimiento y Ejecución de Laudos Extranjeros y el Sistema CIADI
26/4/08 ¿Qué es el fideicomiso mercantil?
19/9/07 Los principios constitucionales del proceso penal
7/9/07 Arbitraje Internacional y Soberanía del Estado
10/8/07 Cultura de la legalidad y lucha contra la corrupción
1 / 1

6/6/2015. Empieza una nueva etapa
18/2/2011. Algunos beneficios del Código de la Producción
8/12/2008. La soberanía del Estado frente al arbitraje internacional
13/8/2008. La relación entre el Derecho Internacional y el Derecho Local
19/3/2010. Empresa Eléctrica del Ecuador Inc. C. República del Ecuador
  LAUDO - CIADI
  Artículo Diario El Universo
  Artículo Diario El Expreso
  Artículo Diario La Hora